Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27/04/11

CHERNOBIL

Alvaro Alba / Chernobil en mi recuerdo

En abril hay un recuerdo perenne – la explosión en la planta nuclear de Chernobil y sus secuelas.

Todos los años, cuando llega ese mes, viene a las memorias. Es la evocación de Chernobil que persigue a todo el que estuvo en Ucrania en abril de 1986.

Ahora gana mayor fuerza por la tragedia en Japón y el temor de una desdicha similar en los reactores de la planta de Fukushima. Han pasado 25 años y las imágenes son las mismas.

La noche de la tragedia, el sábado 25 de abril de 1986, un grupo de estudiantes de la Universidad Estatal de Odessa y del Conservatorio de la ciudad acamparon a orillas del río Dniester. Pensaban pasar un apacible fin de semana alrededor de una fogata y viviendo en casas de campaña.

Un poco más al norte, a orillas del Dnieper, el cuarto reactor de la planta nuclear de Chernobil explotaba a la 1 y 24 minutos de la madrugada. Nadie informó de lo acontecido. Durante casi una semana estuvo lanzando elementos radiactivos equivalentes a 500 bombas de las que se arrojaron en Hiroshima.

Los bomberos lucharon contra las llamas como si fuera un incendio forestal. Los vecinos del poblado de Pripiat, donde estaba ubicada la planta, quienes desconocían la magnitud del siniestro se negaron a abandonar la zona.

No se informó en Ucrania de la magnitud del desastre. El Primero de mayo, desfilaron por las avenidas de Kiev sus residentes, sin saber el peligro que les acechaba.

En Moscú, a pesar de que ya se había iniciado la política del glasnots y la perestroika, fenómenos de esa categoría no se anunciaban a los cuatro vientos. En Occidente conocían mejor las posibles secuelas de la tragedia y alertó a su población.

La información llegaba a los que vivíamos en territorio soviético de segundas manos, todos oían la radio extranjera. Tanto Radio Svoboda (Libertad) y la BBC informaron antes y con más detalles que el oficialista noticiero Vremia de la televisión soviética.

Los estudiantes polacos fueron los primeros en regresar a su país, pues conocían del viento que soplaba hacia el este, llevando las nubes radiactiva. Los árabes compraban a cualquier precio un pasaje (por tierra, aire o mar: como Adelita la del corrido mexicano) para salir a prisa de Ucrania.

En la Universidad de Odessa citaron para la estación de trenes, señalando un destino final más allá de los Urales, Rusia. Por el campo estudiantil pasaron entregando un frasco de yodo y ordenaron echar dos gotas en cada jarra de agua. La única medicina ante la posible radiación.

A las pocas semanas empezaron a llegar a los sanatorios y campamentos estudiantiles de la ciudad balneario los infantes de la zona afectada. Niños y niñas de Chernobil, de Pripiat, de Narodichi, de Opachichi.

Los estudiantes universitarios eran los encargados de cuidarles. Vi a diario pequeños de 5 a 12 años que salían para las consultas del médico y no regresaban a los dormitorios. Por la noche se oía a los pequeños llorar porque no sabían donde estaban sus padres, también evacuados en otra ciudad, o quizás muertos ya.

Una tos aguda les despertaba o les obligaba a detener la marcha si jugaban balompié o simplemente caminaban. Les veía adelgazar a diario, perdían el apetito, el interés por los juegos, por bañarse en la playa, hasta por la vida.

Se hizo una gran hoguera con sus pertenencias, pues todas tenían radioactividad. Fueron cientos de niños que se veían tristes aquel verano de 1986, había cientos de miles en Bielorrusia y Rusia, a donde fue también la nube radioactiva.

Más de 4 millones de habitantes de Ucrania, Bielorrusia y Rusia fueron afectados por la explosión, el 10 por ciento del territorio ucraniano está contaminado todavía con la radiación. Unas 160 mil personas tuvieron que abandonar sus hogares y unas 30 mil quedaron deshabilitadas por las secuelas. Uno de cada 16 ucranianos sufre de salud debido a la radiación.

Viví las jornadas posteriores a la tragedia, compartí con los ucranianos el dolor de aquel drama que aún perdura; vi enterrar a muchos de los casi 6 mil víctimas que ha cobrado la explosión, caminé por la ciudad fantasma de Pripiat, que antes del aquel 26 de abril tuvo miles de habitantes. Cada vez que se acerca la fecha afloran los mismos recuerdos, aunque hayan pasado veinte y cinco años.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: