Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Entrelíneas’ Category

Un nuevo reto

La vida de los seres humanos transita por diferentes etapas.A mi me  gusta imaginarla como una travesía en barco.

En este largo viaje sin destino, en medio del inmenso océano, dibujado anteriormente por las pisadas de otros y cubiertos por las olas del mar, he descubierto que en los puertos anónimos  hay siempre manos amigas que ayudan a los desconocidos en un momento de crisis existencial. Sobre todo porque esta suele dar como resultado de una nueva forma de ver, comprender e interactuar con la vida.

En este sentido,además del dolor del destierro, se siente un vacío interior, algo desconocido y nuevo para nosotros.

Si bello es compartir con personas de otras nacionalidades es a la vez profundamente liberador.Esta relación puede, o no, permanecer durante el viaje.

En mi imaginario barco suben y bajan amigos constantemente, y en cada etapa del itinerario de la vida están justo los que necesito. No es que unos o unas sean mejores ni peores personas. Es que simplemente son distintos. Cada uno con sus características.

Ellos me aceptan tal como soy y me ayudan a aceptarme a mí mismo. Esa es la ilusión para continuar con este apasionante viaje.

Julio Cesar Galvez

Periodista cubano

Del grupo de exprisioneros de conciencia desterrados en Madrid.

Read Full Post »

Periodista en libertad

Julio Cesar Gálvez Periodista del grupo de los cubanos desterrados que llegaron a España tras pasar 7 años en las cárceles castristas, tras la tristemente famosa Primavera Negra del 2003, nos manda esta nota que agradecemos y publicamos de inmediato .No será la última.Entrelineas espera muchos artículos de Julio Cesar y algunos de sus poemas.

• Un premio para el idioma y la tolerancia.
Ya era hora. Mario Vargas LLosa se lo tenía merecido desde hace mucho tiempo. Su obra fecunda irrumpió en el boom latino americano cincuenta años atrás con un lenguaje cercano, real, preciso, pero sobre todo popular – que no significa populachero ni vulgar – con su estilo certero en defensa del idioma español hasta en sus más íntimos detalles. Es un tanto a favor de la Academia Sueca.
Para los cubanos, que llevamos durante años sufriendo el totalitarismo de los hermanos Castro, Mario Vargas LLosa es un referente obligado, no solo por su extensa obra – la cual es ilegal y prohibida en Cuba -, sino por su postura radical contra la dictadura que impera en la isla y su defensa de las libertades cívicas y los derechos humanos dentro de la Mayor de las Antillas.
Sin olvidar nunca su compromiso con el hombre humilde, sencillo y trabajador, con el de a pie, Vargas LLosa nunca ha tenido miedo a defender sus postulados y reconocer sus equivocaciones, como ocurrió cuando rompió de manera radical, a principios de los años 70 con el encanto que tuvo con Fidel Castro cuando el régimen de La Habana pretendió lapidar al novelista y poeta Heberto Padilla. Conoció la realidad cubana. Afrontó el reto de la honestidad y salió vencedor.
Para muchos cubanos, entre ellos yo, que pude leer La Fiesta del Chivo mientras estaba en una celda en solitario de la prisión La Pendiente, en la provincia de Santa Clara a más de 300 kilómetros de mi casa, gracias a un guardia corrupto que aceptó introducir a escondidas el libro a cambio de un cartón de cajetillas de cigarros, recrearse con los libros de Vargas LLosa es adentrarse en la esencia de lo irracional convertido en verdad. Por algo los tiranos y dictadores tanto temen a su palabra.. Razón más que suficiente para que los luchadores por la democracia lo respeten y admiren.
Trabajador incansable, periodista de afilada pluma, ensayista analitico y sagaz, novelista colosal, ¡ al fin ¡, al cabo de 20 años sin que la Academia consediera un Nobel al idioma español – el mexicano Octavio Paz lo conquistó en 1990 – el premio está en buenas manos. Felicidades maestro.
Un día, aunque sea un sueño, le estrecharé la mano para agradecerle sus exitos y su postura contra el socialismo tropical cubano y sus desmanes.
Julio Cesar Gálvez

Read Full Post »

Sí. Por extraño que les parezca, no he podido dejar de tener estas asociaciones de ideas a tenor de lo que le está pasando a Reina Luisa Tamayo. Para que no se me despisten, esta señora es la madre de Orlando Zapata Tamayo, que perdió la vida defendiendo la libertad en Cuba, es decir, defendiendo los Derechos Humanos en la isla.

Aquí en España se han dado no pocos casos en los que, tras asesinar a ciudadanos por el simple hecho de ejercer sus derechos y militar en un partido político, la familia haya tenido que soportar la profanación de sus tumbas, las horrorosas llamadas telefónicas a posteriori justificando el asesinato y amenazando con una vida imposible a los familiares del asesinado, o incluso que los asesinos, tras un período en la cárcel como si de un pollo robado se tratase, instalaran un negocio en los bajos donde reside la viuda de su propia víctima.

¿Cabe tiranía más grande con muertos y vivos?

El caso de Reina Luisa no difiere mucho de lo que les comento. Sabe muy bien quiénes son los responsables de la muerte de su hijo y sabe muy bien a las torturas a las que fue sometido en su injusto cautiverio. No conforme con eso, los adalides de no se qué libertadora revolución la impiden llorar su pérdida y que la gente la acompañe en su dolor, haciendo manifestación expresa de solidaridad y fraternidad hacia el fallecido y su doliente familia.

Golpes, maltratos, confinamientos domiciliarios y aislamiento del resto de las personas que comparten sentimientos con ella tras la muerte de su hijo. ¿No les recuerda el caso de las víctimas de ETA? Y, en este caso, ¿de quién han sido víctimas tanto Orlando Zapata como su madre lo está siendo ahora?

Es evidente que lo que el régimen pretende es evitar que sobre la tumba de Orlando Zapata Tamayo se erija un bastión contrarrevolucionario pero, amigo mío, con las madres hemos topado.

Hay tantos presos represaliados, exilados, golpeados y desesperados que tienen una madre o una esposa, que los Castro deberían pensárselo dos veces. Hay gente como Óscar Elías Biscet que sigue llevando los Derechos Humanos como bandera de su inquebrantable sufrimiento. Esas madres y esposas, Óscar, no dejarán de recordar, cada día, lo injusto de vuestro cautiverio y no dejarán de buscar el fin de vuestra tortura para encontrar el alivio de su dolor y la mínima justificación del sacrificio personal que también les está tocando vivir.

Por eso mismo pedimos la libertad para Oscar Elías Biscet y todos los presos de conciencia que existen en Cuba, para que las víctimas puedan tener el reconocimiento que merecen y sus familias puedan tener descanso y llorar tranquilamente sus ausencias.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: