Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Eventos’ Category

Felicidades, Óscar

Hoy 20 de julio, festividad de San Elías, cumples 49 años. Quizás por ello te bautizaron como Óscar Elías. Claro, que estando cumpliendo 25 años de condena sin haber cometido delito alguno, más de uno podrá pensar si resulta oportuno enviarte una felicitación. No obstante, mantengo mi propósito porque sé que con gran desprecio por el infortunio de tu destino actual, no renuncias a vivir con alegría y con la libertad de tu pensamiento. Sólo tu cuerpo está preso, pero tu espíritu se escapa entre los barrotes para clamar al mundo y a tu querida Cuba que la libertad y la dignidad humana son valores que hay que defender allí donde se mancillan, aun a costa de la propia libertad, porque tu mensaje llega sin que tus carceleros puedan remediarlo. Paradojas de la vida: han encarcelado tu cuerpo, más no tu alma que vaga libre por el mundo propagando tu mensaje, tus principios y tus ideas. Si te encarcelaron para ponerte una mordaza, no lo han podido evitar.

Por ello amplío mi felicitación y me rindo ante el hombre ejemplar y heroico que a imitación de Cristo inmola su vida por nosotros. Hay que ser muy valiente para asumir esta situación tan excepcional, quizás la más excelsa a que hombre alguno pueda llegar: la renuncia de uno mismo a causa de los demás. Sólo una fe inquebrantable puede inspirar tal hazaña y sólo a unos pocos elegidos Dios les da la fuerza suficiente para soportarlo. Tú, como el profeta Elías, eres amigo de Dios, has sufrido persecución y te has enfrentado al poder como hizo él 900 años antes de nuestra era. También Jesucristo y Elías se sintieron derrotados y sin fuerzas para seguir luchando, como supongo que te pasará a ti. Nada más humano. No seré yo quien te diga lo que debes hacer. Quizás tu mayor soledad sea decidir cual ha de ser tu decisión y tu destino, como Jesucristo en el Huerto de los Olivos o Elías en el desierto. Pero hagas lo que hagas y decidas lo que decidas, quiero al menos transmitirte el inmenso cariño y admiración de tantas personas que seguimos tu aflicción desde distintas partes del mundo con el corazón angustiado.

Ojalá Dios te saque de la cárcel en un carro de fuego y te veamos pronto entre nosotros.

Un abrazo muy, muy fuerte

Enrique Martínez de Goicoechea (España)

P.D. Tuve el inmenso placer de conocerte en La Habana en noviembre del año 1999, en uno de esos periodos de libertad entre prisión y prisión. Tu mismo me relataste el sufrimiento que suponía ese encarcelamiento intermitente y el miedo que pasabas en las celdas entre locos peligrosos. Te pregunté que podía hacer por ti y me pediste libros para leer. – ¿Sobre medicina? te pregunté, – Sobre cualquier cosa, me respondiste. Tal era tu avidez por la lectura. Y te llevé los pocos libros legibles que pude encontrar. Aun me sigo preguntando impotente que puedo hacer por ti. Nunca te olvidaré. Ojalá dispongas de unos Evangelios en la cárcel.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: